«No es lo que haces, sino el valor que obtienes de lo que haces.»

-
JÓVENES: Taller: «Cómo encontrar trabajo en la era digital y vivir feliz»

«En la economía en general y en el mercado de trabajo en particular, hay grandes cambios en marcha: hay un cambio en la manera en que se hace la selección de personal y un cambio cultural en la gestión de los recursos humanos; ahora interesan las habilidades a nivel horizontal más que a nivel vertical; y también hay un mayor impacto de la tecnología en los procesos de producción y una nueva manera de pensar sobre productividad».

 «Si nos planteamos buscar trabajo a partir de nuestro currículum, nos daremos cuenta de que, en este nuevo entorno, el currículum es una herramienta pasiva, desmotivadora. Las empresas reciben miles de currículums cada día. ¿Cómo se fijarán en nosotros? El lenguaje que se utiliza en los currículums no explica exactamente quiénes somos ni cómo trabajamos, y limita enormemente nuestro potencial».

 «¡La búsqueda pasiva de trabajo es una gran fuente de paro! Necesitamos cambiar la manera en que pensamos en el mercado laboral y en el trabajo que estamos buscando. Que no sepamos ver el tipo de empleo que buscamos en el mercado de trabajo no quiere decir que no exista».

 «Eso de clasificar a las personas para un empleo según la edad, la educación o la experiencia ya no tiene demasiado sentido, porque todas las personas pueden aportar mucho si son capaces de aprender del propio trabajo».

 «No hay ninguna cualificación o habilidad que ahora mismo te pueda garantizar un puesto de trabajo».

 «Como sociedad, debemos conseguir invertir el flujo del mercado de trabajo: si tradicionalmente este mercado siempre ha estado dirigido por quien ofrece el empleo, ahora es la oferta de trabajo (el trabajador) el que debe liderar el camino y ser proactivo a la hora de buscar a su "empleador"».

 «Todo depende del lenguaje y la capacidad de comunicación con que sepamos transmitir nuestras habilidades. Perseguir un sueño no funciona por sí solo; lo que funciona es conocerse bien a sí mismo y saber transmitirlo».

 «La mejor agencia de colocación es la gente de nuestro entorno, porque puede transmitir un valor importantísimo de nosotros a la hora de encontrar trabajo: la confianza».

 «La Red nos ha permitido aumentar el número de contactos. Ahora es el momento de cuidar la calidad de estos contactos y de establecer relaciones de confianza».

 «También es muy importante la reputación que tengamos en Internet. Seamos activos o pasivos, Internet siempre dice cosas de nosotros, y eso hay que tenerlo en cuenta».

 «Cuando aspiramos a un puesto de trabajo, no solo debemos ser capaces de ofrecer nuestra formación, pericia o experiencia, sino que también debemos facilitar algunos adjetivos que describan nuestro estilo de trabajo, proponer un plan de acción concreto o una solución, o hablar de nuestros valores o de alguna meta conseguida y del camino que hemos recorrido para llegar a ella. Esto es lo que captará la atención de la organización donde queremos trabajar».

 «El valor sois vosotros, no vuestro currículum».

 «Hemos pasado de la edad del esclavismo, donde el incentivo era el trabajo, a la edad del trabajo incentivada por la producción, y posteriormente, a la edad del puesto de trabajo donde el motor era el consumo. Ahora estamos en plena transición de la edad de la actividad, en que el incentivo es el aumento del estatus social. Como sociedad debemos intentar evolucionar hacia la edad del trabajo centrada en la persona y en los objetivos a largo plazo».

 «Es nuestra manera de ser testigos de nuestra presencia en este planeta. Hacer la edad del trabajo verdad también quiere decir promover un reparto justo de los recursos y una sociedad más abierta y exitosa».

 «No es lo que haces, sino el valor que obtienes de lo que haces».

 «El empleo de calidad crea más puestos de trabajo. El empleo de mala calidad destruye puestos de trabajo. El empleo es un proceso social, no económico. Es vuestra responsabilidad. ¡La gente es la solución, no el problema!».