«Las preguntas son sabuesos cerebrales.» El rol del mentor y sus 7 dimensiones

Según las etapas de desarrollo de la vida, cuando llegamos a los 40 años experimentamos la necesidad de transcender. Normalmente lo hacemos a través de los hijos, o como profesores con estudiantes, o con el mentoring.

 

El mentoring es un proceso estructurado en diversos pasos que tienen un paralelismo con la pirámide de Maslow: 1) dar seguridad al mentorizado; 2) crear conexión; 3) hacer que el mentorizado se sienta apreciado; 4) conseguir que empiece a ser creativo, autónomo o proactivo.

El rol del mentor tiene 7 dimensiones, para las cuales el mentor debe capacitarse en nuevas competencias y habilidades.

1_ Acompañamiento: escuchar y hacer preguntas abiertas y cortas para que el mentorizado hable mucho y se abra.

2_ Indagador: preguntar para activar la atención y la conciencia del mentorizado. Las preguntas son sabuesos cerebrales.

3_ Explorador de opciones: que el mentorizado hable con otras personas que le puedan aportar nuevas visiones, activar el pensamiento divergente.

4_ Informador y consejero: transmitir conocimientos y experiencias que tengan que ver con el mentorizado y pedirle su opinión o preguntarle cómo los aplicaría.

5_ Impulsor: promover la acción y que esta vaya focalizada al objetivo del proceso de mentoring. Reforzar la autoeficacia del mentorizado, que sienta que sí puede conseguirlo, a través del regreso a pasadas experiencias de éxito.

6_ Conector: presentar al mentorizado a personas que le puedan resultar interesantes y ayudarlo a crear una red de apoyo.

7_ Modelo de comportamiento: la mayoría del conocimiento se adquiere de forma inconsciente. El mentor debe ser un modelo óptimo de comportamiento para el mentorizado y debe mostrarle otros modelos óptimos.