«El gran reto es conseguir que la innovación y el emprendimiento no solo mejoren la calidad, sino también la equidad».

-
Mesa redonda de proyectos y escuelas pioneras en Europa

Ignasi Carreras, director del Instituto de Innovación Social de Esade (moderador)

«¿Cómo podemos conseguir que la innovación derive en excelencia y calidad pero, sobre todo, en igualdad de oportunidades para todo el mundo?».

Carl Jarvis, Director ejecutivo de la Hartsholme Academy y de la St. Giles Academy

«Cuando nos propusimos el proyecto, teníamos claro que debíamos hacer la escuela más divertida, más relevante y más efectiva. ¿Por qué las aulas no han cambiado en décadas? Con esta misión, cambiamos nuestra pedagogía. La escuela realiza un proyecto global que queda como legado para la comunidad».

 «No planificamos pensando en el examen que deberá pasar el alumno, sino en cómo mantenerlo motivado, cómo trabajar en un proyecto para la comunidad, y cuando tenemos esto claro, vertemos el currículo oficial en el proyecto. Ello implica también cambiar el esquema mental de los profesores». 

 «Intentamos actuar en escuelas que no obtienen buenos resultados para conseguir motivar a los alumnos, y entonces se produce una causa-efecto; es entonces cuando los alumnos recuperan la motivación».

 «¡El estudiante primero!».

Caroline Verlee, Ashoka Change Team Leader en la escuela UniC (Utrecht)

«Nos dimos cuenta de que la educación no estaba proporcionando a los niños las herramientas que necesitarán para su vida adulta. En nuestra escuela, el diploma de graduación contiene un valor añadido de desarrollo personal. Nos centramos en la individualidad de los niños, en su autonomía y en su capacidad de conectar ideas». 

«Las clases están organizadas en círculos, en aulas muy grandes, con dos o tres profesores al mismo tiempo atendiendo a todo el grupo. Los alumnos descubren y aplican sus distintos talentos y se ayudan unos a otros. Cada profesor de la escuela es también un mentor de un par de alumnos, así como de un grupo. Los alumnos acceden a desempeñar varios roles en un mismo grupo durante el curso».

«Cuando se fracasa es cuando se aprende. Fracasar es algo bueno para la educación y nosotros intentamos que nuestros alumnos actúen desde esta perspectiva. Entrenamos a nuestros alumnos en design thinking, orientándolos hacia la resolución de problemas, y eso les motiva mucho y también motiva a los docentes».

«Intentamos hacer que las clases sean tan prácticas como nos sea posible. Por ejemplo, utilizando Skype para las clases de inglés en lugar de un libro de texto».

«Utilizamos las puntuaciones lo mínimo posible para evaluar a los alumnos. Intentamos evaluarlos respecto a las habilidades que consideramos necesarias para conseguir ciertos objetivos. En nuestra opinión, el proceso es más importante que los resultados, y ello ayuda a abrir una conversación con los alumnos de la que aprendemos mucho».

«Los estudiantes tienen mucha autonomía para decidir en cada momento a qué dedican su tiempo y cómo organizan su trabajo. En cualquier momento pueden acceder a todo el material escolar que necesitan a través de su ordenador».

Stefano Lavaggi, Director de Piazza dei Mestieri

«Nuestro objetivo es alcanzar la excelencia en la producción, en la experiencia. Que los jóvenes no se desilusionen ante sus fracasos iniciales y que adopten siempre una actitud positiva y, con este incentivo, no abandonen su etapa educativa». 

«El punto fuerte de nuestra escuela es ofrecer a los chicos un lugar donde puedan encontrar algo bello, donde cada persona es única y la formación se integra con el tiempo libre y la cultura en general».

«Uno de los lemas de nuestra cooperativa es un aforismo de Antoine de Saint-Exupéry: “Si quieres construir un barco, no empieces por buscar madera, cortar tablas o distribuir el trabajo, sino que antes hay que evocar en los hombres el anhelo del mar ancho y libre”». 

«Cabeza, corazón y manos: para realizar un oficio de calidad hay que tener estos tres elementos bien conectados, y eso es lo que transmitimos a nuestros estudiantes».

David Calle, Único español entre los 10 finalistas del Global Teacher Prize

«Hace seis años empecé a grabar vídeos después de darme cuenta, en una academia, de que cada alumno tiene un ritmo de aprendizaje completamente diferente. Con la crisis, pensé que era buena idea grabar vídeos para que los chicos accedieran a mis contenidos aunque no tuvieran recursos para asistir a la academia. Pronto se convirtieron en vídeos virales en YouTube. Mi obsesión es que sean gratis para siempre y para todos. Si los chavales tienen todos las mismas oportunidades, el mundo también tendrá una oportunidad».

«Un vídeo nunca sustituirá a un profesor, pero puede ayudar mucho a las dinámicas de clase».

«Debemos lograr que cada alumno pueda sentirse útil e importante en un proyecto, porque si tiene ese sentimiento, ya no habrá quien lo pare».

«La clave para entender el mundo es emocional, no matemática, ¡y aun así es difícil entender el mundo! Las emociones son fundamentales y es un trabajo a largo plazo».